El PSOE trasladará al Parlamento Andaluz la “angustiosa situación” de la plantilla de Canal Sur en Algeciras

La diputada autonómica Rocío Arrabal, que mantuvo recientemente una reunión con estos trabajadores a la que también acudió el parlamentario socialista Mario Jiménez, pedirá “más medios humanos y materiales” en la comisión de la RTVA de este próximo martes

El Grupo Parlamentario Socialista trasladará esta semana a la Comisión de la RTVA de la Cámara autonómica la situación que desde hace ya algún tiempo vienen padeciendo los trabajadores/as de Canal Sur Radio y Televisión en el Campo de Gibraltar y que se ha ido agravando en los últimos meses. Las demandas de estos profesionales fueron recogidas de primera mano durante una reunión en las instalaciones de Algeciras, a la que asistieron los parlamentarios autonómicos Mario Jiménez y Rocío Arrabal, así como el secretario de Organización del PSOE de Algeciras, Fran Fernández, y el secretario de Comunicación de la ejecutiva local socialista, Fernando Silva.

Concretamente, los dirigentes socialistas pudieron comprobar “in situ” la situación “tan lamentable” en la que se encuentra el centro de producción de Algeciras, tanto a nivel de personal como de instalaciones, y pudieron escuchar de los propios trabajadores que “si bien es cierto que en todas las delegaciones estos problemas son muy parecidos, en Algeciras ya no se puede recortar más”.

Según explicaron los trabajadores, “de 8 redactores que había ya tan sólo quedan tres para cubrir la radio. Uno de ellos es la coordinadora, que acumula más de un centenar de horas extraordinarias sólo en lo que llevamos de año. Para que pueda disfrutar de los descansos compensatorios, las otras dos redactoras están trabajando solas en cada turno una media de 20-24 días al mes. No pueden acudir a convocatorias de prensa ni a ninguna otra cobertura en exteriores. La conciliación es imposible y, en gran parte de los días, no se respetan las horas de descanso entre un turno y otro”.

En cuanto a la situación de los técnicos, “en febrero se jubiló un operador de sonido, que llevaba de baja por enfermedad varios meses. Los otros tres técnicos tienen que hacer horas extras 3 días a la semana para que salgan los informativos de las 14:45 y 20:30, y también ellos acumulan un número importante de horas extraordinarias”.

Por lo demás, “actualmente sólo hay un puesto de administrativa, a la que recientemente se le ha pedido que se ocupe también del Centro de Producción de Jerez, ya que su administrativo se ha jubilado, y su plaza no se ha cubierto”. En cuanto a las instalaciones, los trabajadores explicaron a los parlamentarios socialistas que “desde 2007 no se acomete ningún trabajo de mantenimiento: ni pintura, ni reparación de suelos”, pese al estado de deterioro que presentan. En la redacción, los equipos informáticos van “a pedales”, y coincidiendo con la visita de los parlamentarios se estropeó también la única impresora disponible.

Desmantelar las delegaciones para “controlar” la información desde Sevilla

En su afán por controlar y manipular la información que llega a la ciudadanía andaluza, el gobierno de Moreno Bonilla está castigando a las plantillas de los centros territoriales, pero la situación resulta especialmente preocupante en el caso del Campo de Gibraltar, una delegación con excelentes profesionales que cada día intentan hacer su trabajo con una incomprensible precariedad de medios humanos y materiales, sin apenas producción propia y en unas instalaciones que carecen por completo de un mantenimiento en condiciones”, ha lamentado Rocío Arrabal.

La también secretaria general del PSOE de Algeciras recuerda que “estamos hablando de un servicio público esencial, que pagamos todos los andaluces”, y que tiene entre sus funciones las de “vertebrar el territorio, garantizar la pluralidad informativa y dar voz a los ciudadanos de todos los rincones de una tierra tan diversa como la nuestra”, tal y como recoge el propio Estatuto andaluz.

Por ello, añadió, “no podemos permitir que la Junta de Moreno Bonilla, en su empeño por implantar un modelo de redacción única, en el que toda la información se controle desde Sevilla, avance en su intento de desmantelar esta delegación, ubicada además en una comarca con un peso tan importante en la actualidad informativa, y necesitada de una plantilla de profesionales de la radio televisión pública con autonomía y medios suficientes, como los que tenía hace no tantos años”.